Menú

 

En un hecho sin precedentes en el Distrito Federal, la Procuraduría capitalina rescató a una joven de 22 años de edad que permaneció más de dos años encadenada del cuello a un mueble junto a una plancha de un negocio de tintorería, donde los dueños la obligaban a planchar ropa hasta por más de 12 horas seguidas.

 

Fue en un descuido de los propietarios del negocio que la mujer escapó y pidió ayuda.

Debido a los condiciones de esclavitud en las que se encontró a la joven, los médicos la diagnosticaron con anemia por lo que fue necesaria su hospitalización urgente. Además se le realizaron diversos estudios, los cuales reflejan que la joven tiene un aspecto físico de 14 años, pero sus órganos internos y funciones de los mismos representan a una persona de 81 años, debido al daño que se le causó durante su cautiverio.

Según refirió la joven rescatada, ella se acercó a pedir empleo a esta familia, pues años atrás ya había trabajado con ellos, sin embargo, en esta ocasión fue encadenada por sus patrones y para que no dejara de laborar, la golpeaban hasta que sangraba y cuando las heridas iban cicatrizando, le arrancaban las costras. Así la mantuvieron durante dos años, hasta que ella logró escapar y pedir ayuda.

Al tener conocimiento de esta situación, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) solicitó orden de cateo para el establecimiento ubicado en la calle Izamal, colonia Lomas de Padierna, delegación Tlalpan, donde detuvo a cinco probables responsables identificados como José “N”, las hermanas Leticia y Fani “N”, así como Ivette y Jannet “N”.

En su declaración, la mujer señaló que le daban de comer una vez al día, además cuando pretendía apoyarse en la plancha para descansar un poco, era golpeada, ocasionándole heridas que al cicatrizar le eran desprendidas y nuevamente le sangraban, dejándole múltiples marcas en todo el cuerpo.

La víctima mencionó que cuando fue contratada la acusaron de que se robaba cosas, y así fue como la encadenaron y dejaron de pagar.

Los cinco probables responsables, fueron remitidas al Centro Femenil de Readaptación Social de Santa Martha Acatitla, y al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, acusados del delito de trata de personas.

 

Go to top