Menú

¿Qué es el Observatorio de Trata de Personas?

El observatorio del delito de la trata de personas, es una instancia informativa, seguimiento, investigación, análisis y reflexiolectiva sobre la situación del delito de la Trata de personas en Bolivia, haciendo énfasis en la población con alto grado de vulnerabilidad (niñez y adolescencia, principalmente mujeres) y las políticas y acciones referentes a la prevención, protección y sanción de este delito.

InicioSeguimiento de MediosNoticias Trata de PersonasNoticias NacionalesBolivia exporta víctimas de trata y el delito está oculto

Bolivia tiene alto potencial de ser país de origen de víctimas de trata de personas, alerta la experta mexicana Mónica Salazar. Muchos bolivianos y bolivianas trabajan en sectores de la construcción, producción agrícola y minería, entre otros, y  el servicio doméstico está invisibilizado. 

 

 

Las condiciones sociales y laborales también están por debajo de la media, en comparación con otros países de la región. Estas condiciones hacen más propicias las posibilidades de que los bolivianos puedan ser enganchados o reclutados para una situación de trata y tráfico de personas con fines de trabajo forzoso.

Salazar fue invitada por la Fundación Construir y la Fundación Panamericana para participar de un proyecto de identificación de cómo opera la trata de personas en Desaguadero, Oruro, Challapata, 
Punata y Villa Tunari.

Anoche, Salazar dictó un seminario en el Tribunal Departamental de Justicia, coauspiciado por la Fundación Construir y el Servicio de Gestión Social.

Según Salazar, hay más violencia en la explotación laboral que en casos con fines de prostitución o de explotación sexual, porque el delito no es identificado por las propias víctimas y tampoco por las autoridades.

El delito vinculado a servicios forzosos es muy clandestino y normalmente se da el vínculo por una persona de confianza y tiene un impacto distinto.

En su visita al Trópico de 
Cochabamba, la experta observó poca claridad de cómo opera la trata de personas en la región, pues se conoce más cómo opera la trata de personas de origen boliviano en otros países. “Ha habido pocos avances en identificar los delitos de trata de personas, en comparación con otros delitos”, puntualiza. Esto se debe, entre otros factores a que el ordenamiento jurídico que se tiene en Bolivia hace una mezcla entre lo que es el tráfico de personas directo y porque la trata de personas opera muy clandestinamente, por lo que fácilmente se puede vincular al feminicidio o la desparición. 

Además, la mayoría de los esfuerzos que se han realizado en el trópico está destinados hacia la explotación sexual y no así a la diversidad de finalidades que tiene la trata de personas.

Asimismo observa que falta coordinación adecuada para que, independientemente de qué instancia conozca el hecho, “pueda apoyarse a las víctimas y determinar si hay trata o la comisión de otro delito”. 

Para evitar se víctima de trata, la experta aconseja a escuchar el sexto sentido y cuestionar todo lo que parezca demasiado bueno puede parecer no real. 

 

La trata no discrimina, pues hay profesionales indígenas, extranjeros, mayores y menores que pueden ser víctimas, concluye Salazar. Estas nuevas tecnologías de la información han puesto a todos en mayor vulnerabilidad. Nadie está libre de ser víctimas de trata, y se debe desconfiar de las ofertas opulentas.

Enlace: http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/noticias.php?a=2018&md=0424&id=252315

 

Go to top